7 errores que arruinarán tu delivery

Cuando decimos que el mercado del delivery no para de crecer no mentimos. Es un hecho que desde hace varios años los pedidos se han disparado y cada vez son más los clientes de este tipo de servicio a domicilio. Algunos estudios prevén que para 2025 más de 15 millones de personas en España podrían requerir comida a domicilio. 

¿Significa esto que todos los restaurantes que ofrezcan delivery tendrán un éxito asegurado? Sentimos decirte que no. Si bien existe una tendencia de consumo, la competencia es cada vez más alta y es necesario contar con un plan de negocios y no cometer errores. 

Hoy vamos a contarte los 7 errores que podrían arruinar tu delivery si no los evitas.

1. Confiar únicamente en los agregadores

Por si no sabes a qué nos referimos, agregadores son las plataformas donde encuentras gran cantidad de restaurantes que hacen delivery. Las más conocidas son Just Eat, Glovo o Uber Eat. 

Este tipo de portales son una buena opción en una fase inicial en la que un restaurante quiere probar y comenzar a hacer delivery para tantear el mercado. Es fácil unirse a ellas y no necesitas conocimientos previos. 

Sin embargo, todo tiene un precio. Las comisiones por pedido que estos portales cobran son bastante altas. En ocasiones superan el 30% del precio total del pedido

Veámoslo en cifras:

 

¿Te salen las cuentas? Desde luego a largo plazo a nosotros no.

Para poder sacar rentabilidad al servicio a domicilio el restaurante necesita pasar a un canal de ventas donde no existan las comisiones de tal forma que la integridad del coste del pedido sea para el negocio. 

2. No fidelizar clientes

Ganar clientes nuevos es lo que más esfuerzo, tiempo y recursos requiere a los negocios. Por eso es tan importante fidelizar a los clientes que ya han consumido. Se calcula que un 30% de clientes fieles supone un 50% más de facturación

Si solo vendes a través de agregadores nunca conseguirás fidelizar clientes pues no conocen tu negocio, no recuerdan tu nombre, no se han fijado en tí. Las plataformas están llenas de restaurantes como el tuyo y el cliente busca en función de la comida que le apetece, no por negocio. Un canal de ventas propio adquiere gran importancia en la tarea de fidelizar clientes.

Si quieres aumentar tus beneficios necesitas hacer que te recuerden y que quieran comprarte a ti.

3. No negociar las condiciones de contrato con los agregadores

Los contratos que los restaurantes firman con los agregadores varían en función de la fuerza que tenga cada negocio. Aunque pueda sorprenderte, mientras que tú estás pagando un 30% en comisiones una gran cadena podría tener comisiones del 10%, 5% o incluso del 0%. Esto ocurre porque los grandes restaurantes actúan como reclamo para millones de clientes y contar con ellos es muy beneficioso para las plataformas.

No nos engañemos, la firma de estos contratos estratégicos está reservada para muy pocos. Aún así, tus condiciones pueden mejorar gracias a tu poder de negociación. Revisa tus condiciones antes de firmar un contrato y olvídate de firmar contratos de exclusividad si no quieres encarcelarte a una sola plataforma. 

Por suerte, si cuentas con tu propio canal de ventas tú pones las condiciones. En Umappi estas son las mismas para grandes cadenas y para restaurantes pequeños. Nunca cobramos comisiones y nuestras tarifas no varían. 

4. No has adaptado tu carta al servicio a domicilio

Un negocio de éxito trata su servicio a domicilio como un negocio aparte, no solo como una extensión de su local. Si bien hay elementos que son iguales, existen diferencias que debes tener en cuenta. 

Tu menú debería incluir solo aquellos patos que resistan el transporte y que son realmente rentables. Estudia los precios y haz el cálculo de tu escandallo incluyendo el precio del transporte, los recipientes… Aprende de tus clientes y de lo que les gusta comer en sus casas, seguramente habrá diferencias respecto al local. 

Saltarte estos pasos podría conllevar no encontrar la forma de rentabilizar esta sección de tu negocio y arruinarlo.

Si cuentas con una carta digital propia, puedes realizar tantos cambios como necesites (platos, ingredientes, precios, combos…). Nuestro software permite indicar el tipo de servicio para el que está disponible cada plato. Así, cuando un cliente elige comer en local o delivery no estarán viendo el mismo menú. 

5. No te has diferenciado de la competencia

Pregúntate algo: ¿qué te hace mejor que tu competencia? ¿en qué sobresales? Si no sabes qué decir o respondes con «mi comida es mejor», necesitas replantear tu negocio. La competencia ahí fuera es feroz, tienes que saber sobresalir. Encuentra qué sabes hacer mejor que nadie y poténcialo. Sé original de alguna manera o nadie va a recordarte.

6. No gestionas bien tu área de reparto

Este punto es bastante estratégico y requiere de un tiempo de aprendizaje y de un sistema de pedidos que te permita personalizar tus áreas de reparto. Al principio los negocios quieren repartir «en cuanto más sitios mejor» pero luego se dan cuenta que esa no es la forma más inteligente de hacer dinero.

Ofrecer tus servicios en todas partes puede afectar drásticamente a tu rentabilidad. Piénsalo, ¿cuándo ganarías más dinero? En un trayecto corto en el que el repartidor pueda hacer varias entregas a la vez y volver rápidamente a por más pedidos o en una largo en el que apenas haga una entrega. 

Localiza las áreas en las que recibes más pedidos y apuesta por ellas. Olvídate de zonas remotas si no te llegan suficientes pedidos. 

Ten en cuenta zonas de difícil acceso. En ocasiones, sobre todo en grandes ciudades, zonas cercanas suponen un gran esfuerzo porque existen carreteras, parque u otros elementos que dificultan llegar de forma directa. La exclusión de áreas o zonas de este tipo debe hacerse minuciosamente y los sistemas de elección de áreas de reparto que funcionan por distancia no te permiten este nivel de personalización.

Lo mismo ocurre con zonas potencialmente peligrosas. Puede ser cuestión de calles. ¿Tu sistema de pedidos te permite excluir calles o zonas muy concretas de una ciudad? En Umappi hemos añadido estas funcionalidad a nuestro sistema gracias a la escucha que hacemos de las necesidades de nuestros clientes.  

7. No estás comunicando bien tu servicio

Este es un aspecto que suele quedar desatendido pero es realmente importante. ¿Cómo esperas recibir pedidos a domicilio si tus clientes no saben que pueden hacerlo? Díselo a todo el mundo y no te canses de hacerlo. Te damos algunas ideas:

– En los manteles de papel

– Involucrando a tu equipo en sala

– En las pegatinas de la puerta

– En tus servilletas de papel

– Usando una estrategia de microinfluencers locales

– En la bío de tus perfiles de redes sociales

– En tus contenidos de redes sociales

Como ves, son muchos los errores que pueden arruinar tu servicio de delivery pero ponerle remedio es muy sencillo sobre todo si cuentas con el software adecuado. 

En Umappi hemos desarrollado un sistema de pedidos online para restaurantes que cambia completamente las reglas del juego. Pídenos información si quieres saber más sobre cómo puede ayudar a tu negocio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.